ArtículoPopulares ¿No sabía de LaMia? ¿Qué sabe y protege presidente?

ArtículoPopulares ¿No sabía de LaMia? ¿Qué sabe y protege presidente?

El viernes 2 de diciembre será una fecha tan importante como el 21 de febrero: cayeron 11 años de mentiras del régimen masista. Ante un hecho grave como la caída del avión de LaMia, en Colombia, en el que murieron 71 personas, entre futbolistas brasileños y periodistas, el Gobierno boliviano se adelantó para tratar de controlar los indicios de corrupción en la Dirección General de Aviación Civil (DGAC) donde se sospecha el tráfico de influencias en el entorno del Presidente, porque el gerente de la aerolínea es nada menos que el ex piloto de Evo Morales.

El mismo presidente en conferencia de prensa salió aplicando su vieja receta: “no sabía nada”. Esto fue lo que dijo Evo Morales: “De LaMia no sabíamos, no sabía que tenía autorización, no sabía que era una empresa con matrícula boliviana”. Peor todavía, el Presidente mintió con más saña cuando dijo que él sólo había visto de lejos a un avión de LaMia en un hangar en Cochabamba. Al aparecer las primeras fotografías que mostraban a autoridades del Gobierno vinculadas con la empresa LaMia, siguió la soberbia de siempre; más y más mentiras. El oficialismo dijo que eran falsas y que eran montajes las imágenes (el mismo recurso que usaron en el caso Zapata). Hasta que apareció un video que liquidó a Morales, donde se lo ve subiendo al avión LaMia riendo con las azafatas y disfrutando de un viaje Rurrenabaque–Trinidad.

El presidente mintió. Nadie, ni siquiera el mentiroso compulsivo miente gratuitamente, se miente para desvirtuar la realidad, se miente para sacar provecho de una situación, se miente para proteger a alguien, se miente para tapar algo. En el caso Gabriela Zapata Evo Morales dio una conferencia de prensa y dijo que desde el 2007 no había tenido contacto con su ex novia y “no sabía nada” de ella, no sabía que se había vuelto millonaria con los contratos de la CAMC y el Estado. Cuando las redes sociales mostraron la foto del 2014 de Evo Morales abrazando a Gabriela Zapata en pleno carnaval de Oruro, dijo que NO sabía nada, que no se dio cuenta de que su ex novia, una “cara conocida”, le pidió una foto. Aquella vez esa versión NO pudo ser desmontada del todo, pero quedó la duda muy fundada en muchos de nosotros que para protegerse, Evo no dijo la verdad, no sabía nada de la corrupción del Fondo Indígena, no sabía nada de su hijo, no sabía nada de EPSAS la misma empresa que él nacionalizó y dejó sin agua a miles de paceños, poniendo al borde de una crisis sanitaria a todo un departamento.

Lo mismo trató de hacer con el avión de LaMia, pero la aparición de un video dio un vuelco fenomenal a la situación y quedó comprobado que el presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales Ayma, mintió en un caso donde hay indicios de corrupción, tráfico de influencias, enredos administrativos, etc., que dieron lugar a un accidente aéreo gravísimo y mató a 71 personas, entre ellos tres ciudadanos bolivianos. ¿Por qué mintió el presidente? ¿Qué cosa o a quiénes quiere cubrir o proteger con sus mentiras?

El sábado 3 de diciembre, el ministro Juan Ramón Quintana apareció ante los medios de comunicación para tratar de salvar la mentira de Morales y dijo que el presidente sí abordó el avión de LaMia (el avión que cayó), pero que no sabía si tenía matrícula. Faltó que digan “cuando cayó el avión, lo vi en la televisión y me pareció un avión de ‘cara conocida’”.

El video que demuestra que Evo mintió en el caso LaMia ha dejado sin piso al masismo. Pero para contaminar la investigación algunos voceros del MAS (como la presidenta de Diputados, Gabriela Montaño) difundió en su twitter información sobre el piloto de Evo Morales, Gustavo Vargas, echándole la culpa al pasado para no reconocer que su Gobierno lo puso.

Que, durante la presidencia de Evo Morales el general se vuelve afortunado. Llega a ser Gerente General de LaMia, empresa de origen venezolano, su hijo fue colocado en la DGAC, como Director de Licencias, su avión es revisado y reparado en la Fuerza Aérea Boliviana (FAB). LaMia recibió una licencia de operaciones indefinida, pero en el vuelo fatal donde murieron 71 personas hubo errores administrativos gravísimos y aun así voló. Y para colmo, el presidente Evo Morales salió a decir que “no sabía nada” cuando unos 15 días antes subió y voló en ése avión, se fotografió con toda la tripulación dentro de la aeronave, pero cuando se supo de la terrible muerte de esas 71 personas Evo Morales sale a desmarcarse, con su típico estilo, señalando que “no sabía nada”. Solo que esta vez había un video.

Dentro de la tragedia de las 71 vidas, debemos resaltar el hecho de que habrá una investigación internacional, no se podrá tapar el caso internamente y “cortar cabezas” de funcionarios inferiores como acostumbró el masismo. Ya la prensa internacional habla de un posible tráfico de influencias, de hechos de corrupción dentro del Gobierno del MAS que podrían causar incluso que se sancione al aeropuerto Viru Viru o al país. Esta desgracia que enluta el mundo debe servirnos para que el gobierno de un giro en su manejo discrecional e irresponsable de la cosa pública, especialmente de instituciones que deberían precautelar la vida, por ello no deberíamos preguntarnos todos los bolivianos si TAM Transporte Aéreo Militar debería seguir volando con civiles, la pregunta es, está sometido a las regulaciones de la “DGAC” por ser Militar, cuenta los seguros exigidos a civiles, ¿no sería correcto, que deje de dar servicio a civiles? Pues todos corremos graves riesgos con una empresa que aparentemente no está obligada a someterse a “rigurosos” protocolos y chequeos como las empresas privadas, por su condición Militar.

Al final, tengo fe de que pronto se sabrá la verdad, esperemos que vuelva la institucionalidad y entonces, conoceremos ¿por qué mintió Evo Morales?

Fuente: eju.tv

Posts Carousel

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *

Cancel reply

Latest Posts

Top Authors

Most Commented