El atacante de Munich no tenía vínculos con grupos yihadistas y estaba obsesionado con matanzas

El atacante de Munich no tenía vínculos con grupos yihadistas y estaba obsesionado con matanzas

Era hijo de iraníes, nacido y criado en Alemania. En su casa hallaron gran cantidad de libros y artículos sobre masacres y, en especial, sobre el asesino de Oslo, Anders Breivik.

El frente del local de McDonald

El frente del local de McDonald’s, en el Shopping Olympia de Munich, donde ocurrió la masacre que dejó 10 muertos.

 

La policía alemana descartó totalmente una conexión yihadista en el tiroteo del viernes en un shopping en Múnich, donde un joven de 18 años de nacionalidad alemana e iraní mató a nueve personas e hirió a otras 27, diez de ellas gravemente y la mayoría menores de veinte años.

El único autor del ataque fue identificado como Ali Sonboly, estudiante secundario de 18 años, nacido en Múnich de padres iraníes, que estaba obsesionado con las masacres como la cometida por el ultraderechista noruego Andres Breivik justo cinco años antes, el 22 de julio de 2011, que dejó 77 muertos.

“Ayer fue el quinto aniversario de la masacre de Breivik. Para alguien que se ocupaba tanto de este tema seguramente tuvo que ver“, declaró el ministro del Interior de la región de Baviera, Joachim Hermann. En una conferencia de prensa, Hermann subrayó además que el joven estaba obsesionado con este tipo de matanzas pero no era religioso, no tenía antecedentes ni afiliación a grupos terroristas como el ISIS ni a movimientos extremistas de cualquier tipo. “Hay evidencia de que el joven tenía problemas psíquicos considerables“, dijo Hermann.

Homenaje. Una joven deja flores en recuerdo de las víctimas, frente al shopping donde el viernes un atacante disparó y dejó nueve muertos. /AP
Homenaje. Una joven deja flores en recuerdo de las víctimas, frente al shopping donde el viernes un atacante disparó y dejó nueve muertos. /AP

Al igual que Breivik, Sonboly buscó adrede víctimas jóvenes, más o menos de su edad, y habría querido vengarse de sus compañeros de colegio. “Me hicieron bulling durante siete años. Ahora tuve que comprarme un arma y matarlos“, se lo escucha gritar en uno de los videos difundidos por internet. En la misma filmación, Sonboly mantiene una conversación con quienes lo filman, que lo insultan con comentarios racistas, y él maldice a los inmigrantes turcos y se identifica como alemán. “Soy alemán, crecí acá“, dice, mientras sus entrevistadores (aún no identificados) lo agreden con comentarios xenófobos.

La mayoría de sus víctimas eran chicos: tenían 14, 15, 17, 19 y 20 años, además de una mujer de 45 años. Una familia oriunda de Kosovo perdió tres hijos de entre 13 y 15 años. También hay tres jóvenes de origen turco y un griego entre las víctimas. El shopping donde disparó Sonboly, cerca del parque olímpico de Múnich y conocido como OEZ, es visitado por muchos inmigrantes de todas las nacionalidades. Las autoridades tampoco constataron, sin embargo, indicios de un trasfondo de tipo ultraderechista.

 

La policía allanó el departamento en el que Sonboly vivía junto a sus padres y a su hermano, en el céntrico barrio Maxvorstadt, en Múnich, y encontró muchos recortes de diarios y material sobre ataques en colegios y tiroteos en lugares públicos. También tenía un libro en alemán sobre el tema, “Amok in Kopf. Warum Schüler töten” (“Tiroteos en la cabeza. Por qué los jóvenes matan”).

 

Según la policía de la región de Baviera, el ataque fue minuciosamente planificado. “Hay evidencias de que hackeó una cuenta de facebook y que invitó a otros (al lugar de los hechos). Tenemos que verificarlo pero hay indicios de que lo hizo el autor del tiroteo“, declaró el ministro regional del Interior, Hermann. En la cuenta de una chica llamada Selina Akim, el joven invitaba a compañeros y contactos a reunirse a las 4 de la tarde en el McDonalds donde comenzó a disparar casi un par de horas después, a las 17:52 horas local (las 12:52 de la Argentina). Algunos usuarios sospecharon que el post era falso y lo denunciaron en la web.

 

El jefe de la policía criminal de Baviera, Robert Heinberger, informó que se está investigando cómo consiguió el arma. “Tenía una Glock 17, una nueve milímetros, le quedaba munición en el cargador y en la mochila tenía una gran cantidad de balas, más de 300“, declaró Heinberger. El número de serie del arma estaba borrado y ahora se lo está intentando recuperar para rastrear su origen. Las autoridades confirmaron que Sonboly, que era zurdo, se suicidó con este mismo revolver apoyándoselo en la sien.

En toda Alemania, las banderas flamearon el sábado a media asta. “Todos estamos de duelo, con el corazón destrozado por aquellos que no pudieron regresar con sus familias“, declaró la canciller Angela Merkel. La primera plana de la política alemana, así como las principales autoridades de seguridad, mantuvieron reuniones de emergencia.

 

Fuente: eju.tv

Posts Carousel

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *

Cancel reply

Latest Posts

Top Authors

Most Commented