Se fue Dilma Rousseff, ganó el pueblo brasileño.

Se fue Dilma Rousseff, ganó el pueblo brasileño.

El impeachment a la mandataria llegó a su último día sin cambios en la tendencia que, finalmente, la dejó afuera del gobierno. Por 61 votos a 20, el Senado resolvió destituirla.

Dilma Rousseff fue destituida de la presidencia de Brasil, tras un fallo histórico en el Senado brasileño que pone un dramático fin a 13 años de gobiernos de izquierda en el gigante sudamericano.

Por 61 votos a favor y 20 en contra, Rousseff quedó despojada del poder de Brasil. Bastante más de los 54 votos (dos tercios de los 81 senadores) que se necesitaban para que fuera condenada.

Sin embargo, el Senado rechazó en una segunda votación la propuesta de que la ex guerrillera, de 68 años, quedara inhabilitada para ejercer cargos públicos. El voto cierra una sangría política que desde hace nueve meses mantiene en vilo a la mayor economía de América Latina, en vías a su peor pérdida de riqueza en 80 años y que tiene a los principales partidos embarrados en causas de corrupción.

La crisis económico-política se entrelazó con un escandaloso fraude que drenó más de 2.000 millones de dólares de la estatal Petrobras.

Aunque salpica a todas las fuerzas políticas, el escándalo conocido como Lava Jato terminó por cercar al gobierno. Y también empañó la imagen del político mejor valorado por los brasileños, el expresidente Lula, en la mira por obstrucción de la justicia y corrupción.

“Dilma va a pasar a la historia como una figura ambigua: va a ser vista como una villana del punto de vista de la gestión, fue una mala gobernante, que erró mucho, que no supo dialogar con el Congreso, que es responsable en parte por la economía y todo eso va a ser atribuido a ella”, dijo a la AFP, Michael Mohallem, analista de la universidad FGV de Rio de Janeiro.

Posts Carousel

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *

Cancel reply

Latest Posts

Top Authors

Most Commented